Follow by Email

viernes, 23 de enero de 2015

37 ALDEAS


En el comienzo había sido una extenuante noche oscura.
Una noche larga, profunda y exigente.
Exigente de su propia oscuridad.

A medida que las sombras lentamente se retiraban
hacia el instante donde se engendran todas las noches,
yo, en mi cueva, a la luz de una débil llama
iba viendo lo que las sombras tatuaron sobre mi piel
en aquella noche oscura del alma.

El nombre de 37 aldeas aparecía escrito.
La primera legible
las 36 restantes totalmente ilegibles.

Así desperté.
Me calcé, tomé mi báculo y emprendí el camino.
Llegué a la primera aldea
porque era mi destino.

Al entrar se fue llenando de luz
lo que también eran sombras y oscuridades.
Y se hizo legible el nombre de la segunda aldea.
Hacia allí emprendí mi camino.
Y al llegar allí, ocurrió lo mismo.
Al entrar se iba haciendo la luz.

Crecía la luz en la aldea
crecía en mi cuerpo
y crecía en el día.
Y pude leer el nombre de la tercera aldea.

Y así ocurrió que fue amaneciendo el día
aldea por aldea.

Así recorrí las 37 aldeas
y al final del camino leí lo que estaba escrito
no en mi piel sinó en el suelo:
"Sigue.
No hay destino.
Seguirás cambiando por la noche al día."

C
Enero 2015


domingo, 18 de enero de 2015

RESPIRACIÓN







Que fragilidad la de estos hilos que me envuelven
y sin embargo parecieran como hierros en cadenas.

Así de fácil aparecen en mi mente
imágenes que me engañan y me encadenan.

Así respiro como números, como historias,
como fragmentos de ópera,
como ilusiones
lo que simplemente debiera ser aire.

No hay cadenas, no hay hilos
no tienen que respirar mis células
con lo que ven mis ojos,
con lo que entienden mis oídos,
ni con las historias que se escriben en mi mente.

Respiro lenta y cuidadosamente.
Conscientemente.

Silencio.

Hacia atrás se desconecta esa pantalla
en la que sin voz se especulan imágenes
y se construyen historias,
que ya no me atrapan.

Me aligero,
ya no hay hilos ni cadenas
que me construyan como historia.

Ya respiro como debo respirar....

C
Enero 2015



domingo, 4 de enero de 2015

2015



A veces me descubro nadando en inconmensurables océanos 
que no contienen ni una sola gota de agua.... 

Que todas vuestras nobles aspiraciones 
sean también como un océano de perfumados elixires 
que os inunden cada dia de vuestra existencia 
y que se cumplan sin demora, 
para la perfecta felicidad de todos los seres.

C
Navidad 2014 2015