Follow by Email

jueves, 8 de junio de 2017

LA ETERNA MELODÍA








.

 Aún anidan pájaros azules en mi pecho
y en mi regazo se arremolinan los últimos lobos
que acostumbran a vagar lejos de las manadas.

Ejemplares solitarios
que escuchan en silencio
la eterna melodía.

Pues es, en esas horas mágicas
que susurran el final del día,
cuando mi cuerpo reverdece
y se torna ligera y espigada flauta.

 A mi través
los labios del Amado derraman
todas sus melodías
y dulcemente bailan los universos.

C
Junio 2017