Follow by Email

sábado, 11 de julio de 2015

El cómputo de las eras


Cuantísima distancia recorre el viento 
sin dejar marca alguna por el cielo,
viniendo como viene, tan cargado y tan ligero,
para descansar e instalarse en mi cuerpo 
que se enrosca en bucles de misterio
tejidos siempre a su derecha...
Luego partirá de nuevo el mensajero
rozando la más alta montaña
buscando su otro nido estable,
para dejar allí lo que pude ir tejiendo
estos días y estos kalpas que ocurrieron ...

C
Julio 2015